LA MUERTE DE SINFIOTLI-(Frá dauda Sinfjötla)

Sígmund, el hijo de Vólsung, era rey de Frákkland.
Sinfiotli era el mayor de sus hijos, el segundo Helgi, el tercero Hámund. Bórghild, la esposa de Sígmund, tenía un hermano que se llamaba ‘” Pero Sinfiotli, su hijastro, y … quisieron ambos la misma mujer, y por este motivo Sinfiotli lo mató. Pero cuando llegó a casa, entonces Bórghild le dijo que se fuera, pero Sígmund le ofreció compensación y tuvo ella que aceptada. Pero en el convite funerario Bórghild sirvió la cerveza; tomó veneno, un gran cuerno lleno, y se lo llevó a Sinfiotli.
Pero cuando él miró en el cuerno, se dio cuenta de que había veneno en él, y se lo dijo a Sígmund: «¡Turbia está la cerveza, padre!» Sígmund tomó el cuerno y se lo bebió. Cuentan que Sígmund era tan recio que ni por fuera ni por dentro le dañaba el veneno; pero sus hijos todos sólo resistían el veneno que les venía por fuera de la piel. Bórghild le llevó otro cuerno a Sinfiotli y le dijo que bebiera, y otra vez pasó igual que antes. Y una tercera vez le llevó el cuerno tachándolo de cosas si no bebía. El le dijo a Sígmund lo mismo que antes. Este dijo: «¡Cuélatelo por las barbas, hijo!» Sinfiotli bebió y murió en seguida.
Sígmund lo llevó en brazos por largos caminos y llegó a un fiordo estrecho y largo, y había allí un pequeño bote y un hombre en él. Este se ofreció para pasar a Sígmund al otro lado del fiordo. Pero cuando Sígmund puso el cadáver en el bote, entonces ya no hubo más sitio en la barca. El hombre dijo que Sígmund tenía que meterse fiordo adentro y rodeado. El hombre se alejó con el bote y desapareció.
El rey Sígmund vivió mucho tiempo en Dinamarca, en los dominios de Bórghild, después que se casó con ella. Marchó Sígmund después al sur, a Frákkland, a los dominios que él tenía allí. Entonces se casó con Hiordis, la hija del rey Eylimi. Sígurd fue hijo de ellos.
El rey Sígmund cayó en batalla frente a los hijos de Húnding, y Hiordis se casó entonces con Alf, el hijo del rey Hiálprek. Allí se crió Sígurd durante su infancia.
Sígmund y todos sus hijos fueron mucho mejores que todos los demás hombres en fuerza, en estatura, en valentía y en todas las virtudes. Sígurd fue sin embargo el mejor de todos ellos, y en los antiguos cantos todos lo han llamado siempre el mejor de todos los hombres y el más grande de los reyes guerreros.