Guðrúnarkviða II. Cantar segundo de Gudrun

(Gudrúnarkvida önnor)

El rey Tiódrek se encontraba con Atli, y había perdido a casi todos sus hombres. Tiódrek y Gudrun se lamentaban entre ellos de sus desgracias. ella le contó y le dijo:

1- “Muy niña era yo – me criaba mi madre_,
clara en la alcoba, entre hermanos queridos;
Giuki un día me atavió con oro,
me atavió con oro, y a Sígur me dio.

2- Entre los hijos de Giuki Sígurd estaba

como está entre la hierba crecido el lirio

o está entre animales patilargo ciervo

o con plata grisácea está rojo oro.

3-No me quisieron dejar mis hermanos

que esposo tuviera el mejor de todos :

ni pudieron dormir ni juzgar en querellas

antes que a Sígurd muerte le dieron.

4- Del thing volvió Grani _ relinchar se le oyó_,

mas Sígurd entonces con él no venía;

sudorosos llegaron los brutos de silla,

reventados todos por gente asesina.

5- A Grani llorando a hablarle fui

_ mis mejillas mojadas_ que él me contara;

su cabeza a la hierba Grani bajó;

lo sabía el caballo: era muerto su dueño.

6- Muy largo tiempo dudosa estuve

antes que al rey pregunté por el bravo .

7- Allá la cabeza Gúnnar bajó,

me lo dijo Hogni la muerte de Sígurd:

“Quedó sin vida allende la mar

el que Góttorn mató , dado a los lobos.

8- ¡Con Sígurd ve por la senda del sur!

Allá escucharás que los cuervos graznan,

que las águilas graznan carroña gozando,

que los lobos aúllan en torno a tu esposo.”

Gudrun dijo:

9- “¿Cómo, oh Hogni, desdichas tales

me dices a mí, la de gozos falta?

¡A ti el corazón te destrocen los cuervos

por tierras de todas las más apartadas!”

10- Respondióle Hogni, aquella vez sola,

amistoso poco y con gran pesar:

“¿Tendrás tú, Gudrun, más que llorar

si a mí el corazón me destrozan los cuervos!”

11 Sola me fui, la conversa acabada,

desechos del lobo a buscar al bosque;

no lloré yo no en las manos me di

ni quejándome estuve como otras mujeres

allí junto a Sígurd de pena muriendo.

12 Aquella noche muy negra vi

cuando a Sígurd velando triste me estaba;

nada yo hallaba mejor que los lobos

si ellos la vida llevarme quisieran,

de abedul como leña que a mí me quemaran.

13 Caminé cinco días por altas montañas:

la sala de Half, la alta, encontré.

14 Siete pasé medios años con Tora,

la hija de Hakon, en tierras danesas;

alegrábame ella bordando en oro

casas sureñas, cisnes daneses.

15 Labores hicimos con juegos de bravos,

por mano bordado tropel de vasallos,

rojos escudos, hunos valientes,

con yelmos y espadas guerreros de rey,

16 Los barcos de Sígmund surcando la mar

con proas doradas, talladas rodas;

con paño bordamos las luchas que fueron

de Sígar y Síggeir al sur en Fionia.

17 Grímhild entonces, la reina goda,

quiso saber mi sentir que tenía,

Bordados dejando, a sus hijos llamó

que pronta respuesta dieránle ellos,

si hijo de hermana no pagarían

o no pagarían mi esposo muerto.

18 Con oro la injuria Gúnnar dijo

que él saldaría, y lo mismo Hogni.

Preguntóles también quién marcharía

a ensillar el corcel, enganchar el carro,

montar el caballo, lanzar el azor,

disparar las flechas con arco de tejo.

19 (A los daneses Váldar con jaritsleif,

el tercero Éymod con Jaritsskar).

Como grandes señores entraron entonces

los hombres barbudos, rojos sus mantos,

cortas sus cotas, altos sus yelmos,

al cinto la espada, de oscuros cabellos.

20- Uno tras otro escogiéronme joyas,

escogiéronme joyas con suave hablar,

diciendo que yo de mis muchas penas

consuelo hallaría, mas no les creí.

21- Grímhild la copa diome a beber,

destemplado y cruel bebedizo de olvido;

le deban vigor y el poder de las piedras,

el frío del mar y sangre del ara

22- mucho era el cuerno de runas lleno,

grabadas y rojas _ no supe entenderlas_:

la larga serpiente, del país de haddingos

la intacta espiga, el embuche de bestia .

23- Cerveza era aquella de magias muchas,

raíces de todas, bellotas quemadas,

rocío de hogar , entrañas del ara

y alivio de hígado hervido de cerdo.

24 Olvido venía de aquel bebedizo

y del todo a mi esposo en la sala olvidé;

viniéronme reyes, tres, a mis pies;

ella 17 me habló y díjome entonces

25 “Para ti, Oh Gudrun, oro te doy,

las grandes riquezas que dejó tu padre,

rojas anillas, la sala de Hlóver

las ropas de cama del príncipe muerto ,

26 muchachas hunas que tejan recuadros,

que el oro embellezcan, así que te alegres;

tuyas tendrás las riquezas de Budli,

de oro ataviada y casada con Atli.”

Gudrun dijo:

27 “Con hombre ninguno casarme quiero

ni el hermano de Brýnhild tomar de esposo;

mal me estaría irle a parirle

al hijo de Budli y gozar de mi vida.”

Grímhild dijo:

28- No quieras más que señores te paguen

el daño que antes te hicimos nosotros;

igual te verás que si aún te viviesen

Sígurd y Sígmund, si hijos tienes.”

Gudrun dijo

29 “Para siempre, Grímhild, perdí mi alegría

y nunca será que al intrépido acepte

después que a Sígurd la sangre del pecho

bebieron crueles el lobo y el cuervo.”.

Grímhild dijo:

30- “A éste entre todos señor lo hallé

el mejor de linaje y mayor que ninguno:

tenlo de esposo hasta hacerte vieja,

no otro tendrás si éste no aceptas”.

Gudrun dijo:

31 “¡No quieras más enconada decirme

de esa familia de tantas maldades!

Él le traerá su desgracia a Gúnnar,

mandará el corazón arrancarle a Hogni.

No cejaré hasta hacer que muera

el dispuesto señor del juego de espadas”

32- Grímhild entonces llorando habló

así que los males oyó de sus hijos,

la suerte fatal que a los dos aguardaba:

33- “Más tierras te doy, tropel de guerreros,

Vibiorg, Valbiorg, si es que los quieres.

¡Por siempre, hija los tengas y goces!

Gudrun dijo:

34- “A éste entre reyes yo aceptaré,

pues a ello por fuerza parientes me obligan;

contento ninguno tendré de mi esposo:

¡No hermanos matando se salvan hijos! ”

35 Pronto a caballo estuvieron los mozos

y subida a su carro la noble sureña ;

siete días hicimos por tierras frías,

después otros siete las olas surcamos,

aún siete más sobre seco andamos.

36- Allá los guardianes del alto reducto

verjas abrieron, dentro pasamos.

37 Despertóme Atli _con horror entendí_

que parientes míos muertos serían_.

Atli dijo:

38 “Ahora de un sueño las nornas me sacan”

_el presagio quería que yo interpretara_.

“Veía, oh Gudrun, hija de Giuki,

que ponzoñosa espada tú me clavabas.”

Gudrun dijo:

39 “Fuego te anuncia el sueño de hierros,

orgullo y valor el furor de muchacha:

yo por lo males te he de quemar,

aliviarte y curarte, aunque odioso me seas.”

Atli dijo:

40- “Por tierras tirados mis tallos veía,

los tantos que quise que bien me crecieran,

de raíz arrancados, de sangre cubiertos,

a mi mesa traídos que yo los mascara.

41 De mis manos volando azores veía,

faltos de presa, ala horrible morada;

sus corazones con miel mascados veía

_¡visión espantosa!- hinchados de sangre.

42 De mis manos corriendo cachorros veía,

de gozo robados, aullando los dos;

hechos carroña sus cuerpos veía;

yo de su carne por fuerza comí.”

Gudrun dijo:

43 “Sacrificio te anuncia que harán lso hombres,

de víctimas blancas cortando cabezas;

ofrecidas por bravos pronto serán

_las marca la muerte_, antes del alba.”

Atli dijo:

44- “En mi lecho después _dormir no podía_

ansioso me estaba, bien lo recuerdo…”